Ejercitos aliados de EEUU y Corea del Sur iniciaran maniobras militares a partir del 1 de Abril

Ejercitos aliados de EEUU y Corea del Sur iniciaran maniobras militares a partir del 1 de Abril

Los Ejércitos aliados de Estados Unidos y Corea del Sur darán inicio a las maniobras militares conjuntas el próximo 1 de abril. Estos ejercicios anuales, que normalmente despiertan las iras de Corea del Norte, fueron aplazados este año hasta la finalización de los Juegos Olímpicos de Invierno, una cita que sirvió de marco para un acercamiento diplomático con Pyongyang que culminó con el anuncio de una futura reunión entre el líder estadounidense, Donald Trump, y el norcoreano, Kim Jong-un.

Según el anuncio hecho este martes por el departamento de Defensa de EEUU en un comunicado, los ejercicios serán de “una escala similar a la de años anteriores”, cuando participaron unos 23.000 soldados estadounidenses y 300.000 surcoreanos.

Así, en diez días dará inicio el operativo Foal Eagle, que implica un importante despliegue de efectivos por tierra, mar y aire, mientras que más tarde comenzarán las maniobras Key Resolve, que incluyen ejercicios de simulación de guerra por ordenador. Ambos países insisten en que el fin de estos ejercicios es puramente defensivo y que se basan en un acuerdo de defensa mutua que los dos aliados alcanzaron en 1953 tras la finalización de la guerra de corea.

Tradicionalmente, Corea del Norte ha reaccionado con virulencia -lanzamiento de misiles incluido- a unas maniobras que considera como un ensayo de invasión de su territorio. Pero tras un 2017 en el que la tensión en la región parecía abocar a un final trágico, el sorprendente acercamiento diplomático de las últimas semanas ha servido para enfríar los ánimos hasta el punto de que el propio Kim Jong-un le dijo a la delegación surcoreana con la que se reunió a principios de mes en Pyongyang que “podría entender por qué los ejercicios conjuntos deben reanudarse en abril en la misma escala que antes”, según relató a la prensa el consejero de Seguridad Nacional surcoreano, Chung Eui-yong, presente en aquel encuentro.

Fuentes militares de Washington y Seúl aseguraron que las Fuerzas Armadas de Corea del Norte fueron informadas hoy del calendario y la “naturaleza defensiva” de estos simulacros cuya fecha final no se dio a conocer, aunque se cree que podrían terminar a finales de mayo. Sin embargo, algunos medios surcoreanos especularon con la posibilidad de que este año las maniobras se acorten y que terminen a últimos de abril, justo antes del encuentro que mantendrán los presidentes de las dos coreas,  el primero en los últimos once años.

“Nuestros ejercicios combinados están orientados a la defensa y no hay motivos para que Corea del Norte los vea como una provocación”, incidió el portavoz del Pentágono, el teniente coronel Christopher Logan. “Estos ejercicios de entrenamiento rutinarios no se llevan a cabo en respuesta a ninguna provocación de la DPRK (República Democrática Popular de Corea, en inglés) o a la situación política actual en la península”, añadió.

Normalmente, los dos ejércitos aliados solían iniciar estos operativos a finales de febrero o principios de marzo para luego prolongarlos durante dos meses. Pero este año, Corea del Sur solicitó a EEUU reprogramar las maniobras para evitar provocar a Corea del Norte antes o durante las Olimpiadas de Invierno que acogía el país asiático y dar pie a una posible negociación con el régimen comunista que finalmente fructificó.

“Creo que tanto el Sur como EEUU realizarán un ejercicio relativamente discreto en un intento por no provocar innecesariamente al Norte en este estado de acercamiento”, aseguró Kim Yong-hyun, especialista en Corea del Norte de la Universidad Dongguk, a la agencia France Press, para quien es muy significativa la postura relativamente tranquila de Pyongyang ante los simulacros. “Es realmente importante no solo para el Norte, sino también para los EEUU y el Sur, poner la situación bajo control durante los ejercicios. Creo que todas las partes intentarán pasar las próximas semanas de la manera más suave y silenciosa posible”, apostilló.

La celebración de las maniobras de este año viene marcada por el escaso márgen de tiempo que hay hasta que se produzca la primera reunión de la historia entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano. No en vano, analistas, periodistas e incluso funcionarios de la Casa Blanca se preguntan sobre cómo piensa afrontar Trump este encuentro clave, todo un desafío para una Administración que ha basado su política hacia Pyongyang en la imposición de sanciones y la amenaza de emprender acciones militares.

El anuncio de hoy tuvo lugar el mismo día que un alto cargo norcoreano inició conversaciones no oficiales en Finlandia con una delegación de ex funcionarios de EEUU y Corea del Sur, incluyendo a la ex embajadora norteamericana en Seúl, Kathleen Stephens. Aunque no representan al Gobierno estadounidense en funciones, el hecho de que las partes mantengan conversaciones informales en las fechas previas al encuentro entre Trump y Kim ha llamado la atención de los analistas, que piensan que este diálogo puede servir para abordar las promesas de desnuclearización de Corea Del Norte.   Por otra parte, Seúl también anunció hoy que más de 150 de sus artistas actuarán en Pyongyang por primera vez en una década a partir del 31 de marzo, un gesto similar al que protagonizaron las agrupaciones musicales norcoreanas que amenizaron con sus actuaciones los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados recientemente en Pyeongchang.

Según informó el Ministerio de Unificación de Corea del Sur, entre los artistas elegidos se encuentran el famoso grupo de K-pop Red Velvet y los veteranos cantantes Cho Yong-pil -el último surcoreano en ofrecer un concierto en Pyongyang, en 2005- y Lee Sun-hee. Para el artista y productor musical Yoo Sang, que encabezó la delegación surcoreana en las conversaciones bilaterales celebradas hoy, “mientras estemos sobre el escenario, creo que será difícil retratar los sentimientos personales hacia la desnuclearización. Nuestra primera tarea será infundir el mismo respeto en el público de Corea del Norte que como lo hacemos en el Sur y asegurarnos que nada sea incómodo”.

El acuerdo, al que todavía le faltan detalles como cerrar qué canciones serán interpretadas durante las actuaciones, es el último signo de distensión entre los dos países vecinos desde que las relaciones diplomáticas se activaran a raíz de la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos organizados por el Sur.

Por: Vicky C.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.