Aumentan tensiones diplomáticas por Embajada de Paraguay en Israel

Aumentan tensiones diplomáticas por Embajada de Paraguay en Israel

En las últimas 24 horas, más de 25 gabinetes emitieron de alguna forma su postura frente al cambio de la embajada de Paraguay en Israel, de Jerusalén a Tel Aviv, anunciado por el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

Pocas horas después del anuncio, el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, informó que cerraría la embajada de su país en Paraguay, y que la decisión del presidente paraguayo había erosionado las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Al mismo tiempo, el gobierno palestino informó a través de su Ministro de Relaciones Exteriores, Riyad al-Maliki, que abriría “inmediatamente” una embajada en Paraguay.

A su vez, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, conversó con el presidente paraguayo para recordarle el compromiso previo que su país había asumido con Israel como símbolo de la relación histórica que Paraguay ha mantenido con Israel y Estados Unidos. Pence también felicitó al presidente Abdo Benítez por su mandato y lo invitó a abrir un mayor diálogo entre ambas naciones.

Mientras tanto la Liga Árabe, a la cual pertenecen 22 estados desde Egipto hasta Yemen, emitió un comunicado este jueves para celebrar la decisión del presidente paraguayo. Luego se sumó Turquía, anunciando que también abriría una embajada en Paraguay.​

¿Por qué Paraguay decidió cambiar la sede de su embajada?

El presidente paraguayo Abdo Benítez decidió revertir la decisión de su antecesor Horacio Cartes, quien en mayo de este año había optado por seguir la iniciativa del presidente Trump y decidió trasladar su embajada en Israel hacia la ciudad de Jerusalén.

Abdo ya había sido elegido en ese momento como presidente en Paraguay y rechazó de manera contundente la decisión de Cartes. Sin embargo, Horacio Cartes, aún presidente en ejercicio, viajó personalmente a Jerusalén para inaugurar la embajada.

Paraguay fue el tercer país en trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. El primero fue Estados Unidos, poco después de que el presidente Trump anunciara que reconocía a Jerusalén como capital oficial del estado judío.

Sus declaraciones fueron más que controversiales, ya que desechaban décadas de negociaciones diplomáticas y políticas exteriores entre gabinetes anteriores de Estados Unidos y la comunidad internacional, y provocaron varios días de violentas protestas.

Pocos meses después de esta decisión, Guatemala mudó su embajada de ciudad y luego lo hizo también Paraguay.

Actualmente más de 85 países conservan su embajada en Tel Aviv.

Jerusalén, una capital en disputa

La ciudad de Jerusalén representa el corazón del conflicto entre Israel y Palestina. Por un lado, Israel considera a Jerusalén como su capital “eterna e indivisible”. Por su parte, los ciudadanos palestinos reclaman el sector Este de Jerusalén como la capital de un futuro estado. Este sector, el cual incluye la famosa Ciudad Vieja, se anexó al territorio de Jerusalén a fines de la Guerra de los Seis Días en 1967, pero la comunidad diplomática internacional no lo reconoce como parte de Israel.

Sin embargo, según los acuerdos de paz de 1993 entre Israel y Palestina, el estatus final del control de la ciudad se discutiría en etapas posteriores de los diálogos de paz.

Hasta la fecha, la gran mayoría de países mantenían sus embajadas en Tel Aviv.

Jerusalén es el núcleo del patrimonio histórico de las tres religiones monoteístas más grandes del mundo: judaísmo, islamismo y cristianismo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.