Cráneo de 13 millones de años revela cómo pudo ser el ancestro común de los monos y seres humanos

El descubrimiento en Napudet, al norte de Kenia, del cráneo de un simio infantil de hace 13 millones de años ofrece nuevas perspectivas sobre la evolución de la especie que, hace 500.000 años, desembocó en la nuestra. Sus responsables han sido los arqueólogos Isaiah Nengo, de la Universidad Stony Brook, y Fred Spoor, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

El ejemplar, cuyo descubrimiento aparece esta semana en Nature, ha inaugurado una nueva especie en el género Nyanzapithecus, grupo hermano al de hominoides al que pertenecen los gibones, los grandes simios o los seres humanos.

Aunque esta nueva especie muestra algunas coincidencias con los gibones, los científicos apuntan a que probablemente se trate de un pariente cercano al antepasado común de los actuales simios.

Agosto 12, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.