EE.UU: candidata a jefa de la CIA promete fin de programa de torturas

EE.UU: candidata a jefa de la CIA promete fin de programa de torturas

Gina Haspel, candidata a directora de la CIA, prometió hoy que si es ratificada por el Senado estadounidense no permitirá que la agencia reanude el programa de torturas utilizado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Tras servir en esa época tumultuosa, puedo ofrecerles mi compromiso personal, que no cumpliré órdenes inmorales y bajo mi liderazgo no se utilizarán más las detenciones arbitrarias e interrogatorios, dijo Haspel ante el Comité de Inteligencia del Senado, que valora su nominación para remitirla después al plenario de esa instancia del Capitolio.

Agregó que no permitiría esas actividades ilegales incluso si se lo ordenara el propio presidente Donald Trump, quien la nominó para jefa de la agencia de espionaje.

La preocupación principal de los legisladores es la participación de Haspel en esos procedimientos cuando servía en una prisión secreta en Tailandia.

De acuerdo con informes oficiales, al menos uno de los reos de ese centro de internamiento fue sometido en más de 80 ocasiones al método de ahogamiento simulado, consistente en verter agua sobre el rostro cubierto con una tela con el fin de provocar la sensación de asfixia al interrogado.

En 2002 la CIA cerró dicha prisión en la nación asiática y Haspel comenzó a trabajar para los servicios clandestinos de la agencia, entonces bajo la dirección de José Rodríguez, quien a petición de ella y sin el visto bueno de la Casa Blanca, ordenó destruir casi un centenar de cintas de vídeo en las que se documentaron las torturas a dos supuestos terroristas de Al Qaeda.

A pesar de las reiteradas críticas a Haspel por parte de organizaciones defensoras de los derechos humanos y la prensa estadounidense, el mes pasado la CIA hizo público un informe de 2011 en el que se exoneraba a la funcionaria de toda responsabilidad en este asunto.

Trump defendió el lunes a su polémica candidata, luego de informes de que ella podría retirar su nominación para evitar una interpelación por parte del Senado sobre su participación pasada en torturas.

Mi nominada para ser directora de la CIA, Gina Haspel, ha sido criticada porque fue demasiado dura con los terroristas, piensen en eso, en estos tiempos tan peligrosos, tenemos a la persona más calificada, una mujer, a la que los demócratas quieren fuera porque es demasiado dura con el terror, dijo el mandatario en un tuit.

Para algunos expertos Haspel pasa por un difícil proceso de confirmación, porque los senadores republicanos tienen una mayoría de apenas 51 escaños frente a los 49 demócratas y algunos del partido rojo, como Rand Paul, prometieron votar en su contra por su papel en los interrogatorios.

De 61 años, Haspel comenzó a trabajar en la CIA en 1985 y encabeza la agencia de forma interina desde la nominación como secretario de Estado de Mike Pompeo, quien estuvo poco más de un año al frente de la agencia, mientras que ella desde el puesto de número dos estaba a cargo de las operaciones diarias de la agencia.

La funcionaria necesita 51 votos -del total de 100 puestos del Senado- para ser confirmada como la primera mujer directora de la CIA.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.