Homicidios se reducen en Guatemala 24,28 por ciento en febrero de 2018

Homicidios se reducen en Guatemala 24,28 por ciento en febrero de 2018

Los diferentes esfuerzos de las instituciones responsables de la seguridad pública permitieron que en febrero pasado los homicidios se redujeran en 24,28 por ciento en relación con el mismo mes del 2017 en Guatemala.

Las estadísticas del estatal Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) dan cuenta de que en febrero del 2018 se registraron 318 víctimas mortales de la delincuencia y la criminalidad en el país, 102 menos que las 420 que se contabilizaron en el mismo mes del año pasado.

Durante el primer bimestre del año, los operativos de prevención de la violencia implementados por los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) para garantizar la seguridad de los guatemaltecos también representaron una reducción de los homicidios del 11,07 por ciento respecto al mismo período del 2017.

Según los datos del Inacif, entre enero y febrero del año pasado se realizaron 885 autopsias de víctimas de la violencia, pero en los dos meses del 2018 la cifra fue de 787 casos, es decir 98 víctimas menos.

Las muertes por arma de fuego tuvieron un descenso de 12,84 por ciento (84 casos menos) en el primer bimestre de 2018 respecto al mismo período del año pasado.

Entre enero y febrero de este año, 570 personas murieron por heridas de arma de fuego, mientras que en los mismos meses del año pasado fueron 654.


El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, ha reconocido en varias oportunidades el trabajo de las fuerzas de seguridad y ha expresado su decisión de dotarlos de condiciones dignas para el desempeño de su trabajo en el país.

En enero de 2016, cuando Morales asumió la Presidencia, la tasa de homicidios era de 29,5 por cada 100.000 habitantes y ese mismo año se redujo a 27,5.

Sin embargo, los planes de seguridad implementados como parte de su política de Gobierno permitieron que en el 2016 la tasa bajara a 26,1 por cada 100.000 habitantes.

El mandatario guatemalteco tiene a la seguridad como uno de sus principales desafíos y compromisos de su gestión, con el impulso del desarrollo económico y social y la creación de empleos y la promoción de las inversiones, entre otros.

Durante los dos años que el gobierno del presidente Morales lleva en el poder la violencia ha ido hacia la baja.

El año pasado cerró con 5.384 víctimas, lo que significa que las fuerzas de seguridad salvaron, según las estadísticas, 75 vidas respecto a las 5.459 muertes que ocurrieron en el 2016.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.