Por qué la Siria de Bashar al Asad es tan importante para Rusia

Por: Vicky Coxaj

Esa es la razón que dieron este martes los ministros de Exteriores del G7 -que reúne a las naciones es más industrializadas del planeta- para no imponer más sanciones contra Moscú por su alianza con el gobierno de Bashar al Asad en Siria.

Sin embargo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, está en Moscú para presionar al presidente Vladimir Putin a que deje de apoyar a Bashar Al Asad, a quien Occidente acusa de haber llevado a cabo un ataque con armas químicas contra civiles la semana pasada.

Las gestiones de Tillerson -quien  el pasado ha tenido buenas relaciones con el Kremlin- pueden resultar irrelevantes, no sólo porque ya no viene con el riesgo de sanciones dañinas sino por el profundo compromiso del mandatario ruso con Siria.

Putin no está necesariamente apegado a Al Asad pero ciertamente no quiere ver el colapso del gobierno de un país en el que tiene intereses estratégicos, políticos y personales, y en el que ha hecho una gran inversión militar y económica.

Estrategia

“La intervención en Siria, combinada con el triunfo electoral de Donald Trump en EE.UU. (que muchos atribuyen a una manipulación de Moscú), es el mayor éxito de Putin en los últimos años”.

 

Después de las sanciones impuestas por el gobierno del ex presidente Barack Obama y la Unión Europea, tras la anexión de Crimea y el conflicto en Ucrania, Occidente le había dado la espalda a Moscú. Rusia iba camino a convertirse en un estado paria.

 

Abril 11, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.