Trump cuestiona venta de pistolas fabricadas en 3-D

Trump cuestiona venta de pistolas fabricadas en 3-D

El presidente Donald Trump cuestionó el martes la comercialización de armas de fuego de plástico hechas con impresoras en 3-D y señaló a través de su cuenta de Twitter que está consultando con la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

“Estoy investigando la venta de armas de plástico en 3-D al público”, dijo Trump en su cuenta de Twitter que se refería al poderoso grupo de presión de la Asociación Nacional del Rifle. “Ya hablé con NRA, no parece tener mucho sentido”.

Sin dar muchos detalles, el presidente estadounidense expresó tener dudas sobre si tiene sentido permitirle a una compañía en Texas publicar planos descartables para imprimir pistolas en 3-D, luego que ocho estados y Washington, DC presentaron una demanda el lunes contra el gobierno, alegando que las armas de plástico difíciles de rastrear que disparan balas de verdad son una bendición para terroristas y criminales, y amenazan la seguridad pública.
El presidente Donald Trump señaló que parece no tener mucho sentido lo de permitir la venta de este tipo de armas, pero no dio mayores detalles.
El presidente Donald Trump señaló que parece no tener mucho sentido lo de permitir la venta de este tipo de armas, pero no dio mayores detalles.

La demanda presentada el lunes en Seattle lucha contra un acuerdo de junio entre el gobierno federal y la compañía Defense Distributed, con sede en Texas, que permite a la empresa publicar sus diseños legalmente. Sus planos descargables se pondrán en línea el miércoles.

La demanda pide a un juez que bloquee el acuerdo del gobierno federal a fines de junio con Defense Distributed, lo que le permitió a la compañía hacer que los planos estén disponibles en internet.

Representantes del departamento de Justicia de EE.UU. no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios. Tampoco lo hizo la NRA.

Se unieron a la demanda los fiscales generales demócratas en Massachusetts, Connecticut, Nueva Jersey, Pensilvania, Oregón, Maryland, Nueva York y el Distrito de Columbia. Por otra parte, los fiscales generales de 21 estados pidieron el lunes al secretario de Estado Mike Pompeo y al fiscal general Jeff Sessions que se retiren del acuerdo con Defense Distributed, indicando que “crea un riesgo inminente para la seguridad pública”.

Por su parte, los expertos de la industria de armas han expresado dudas de que los criminales se tomarían la molestia de imprimir este tipo de armas, ya que las impresoras hacen que fueran muy caras y en sí mismas tienden a desintegrarse rápidamente mientras que las armas de fuego tradicionales son fáciles de conseguir.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.