Trump propone aumentar a 21 años la edad mínima para comprar rifles en EEUU

Trump propone aumentar a 21 años la edad mínima para comprar rifles en EEUU

El mandatario estadounidense delineó este jueves la serie de medidas que pedirá al Congreso para elevar los controles en la venta de armas, además de explicar su propuesta de armar a una parte del cuerpo docente de las escuelas del país para evitar nuevos tiroteos.

El presidente anunció que impulsará un cambio en la legislación que incluya “exhaustivas revisiones de antecedentes”, con énfasis en la salud mental. Además, elevaría a 21 años la edad mínima para la compra de armas y prohibiría la venta de aceleradores de disparos, una medida que ya había solicitado al Departamento del Justicia.

Bajo la ley federal de EEUU, la edad mínima para comprar un rifle es de 18 años.  En cambio, para comprar una pistola, se debe tener 21. Claro que algunos vendedores sin licencia las suelen suministrar a personas aún más jóvenes.

 Bajo la ley federal de EEUU, la edad mínima para comprar un arma de fuego son 21 años si es una pistola pero 18 si es un rifle. El Congreso está en el momento para finalmente hacer algo sobre este tema, ¡eso espero!, añadió.

Poco antes, Trump criticó a la prensa y rechazó haber pedido que “entreguen armas a los maestros”, como informaron varios medios, por lo que detalló cómo sería el plan sugerido.

“Lo que dije es explorar la posibilidad de dar armas ocultas a maestros adeptos a las armas, con entrenamiento militar o especial. Solo los mejores. El 20% de los profesores, mucho, podrían inmediatamente disparar si un salvaje psicópata llega a una escuela con malas intenciones”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El presidente también indicó que esta medida implicaría “mucho más personal a un costo mucho menor” que la alternativa de desplegar a policías u otros oficiales de seguridad armados. “Una escuela libre de armas es un imán para gente mala”, opinó.

Como argumento, Trump subrayó que un ataque armado dura, en promedio, tres minutos, mientras que la respuesta de los servicios de emergencia tarda entre cinco y ocho minutos para llegar a la escena del crimen.

“Profesores y entrenadores altamente capacitados y adeptos a las armas solucionarían instantáneamente el problema, antes que llegue la policía. GRAN DISUASIVO”, agregó.

Los cobardes no irán, problema resuelto. Hay que se ofensivo, la defensa sola no funcionará!“, puntualizó.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.