Naciones Unidas hacen un llamado a Corea del norte a detener su programa nuclear

Naciones Unidas hacen un llamado a Corea del norte a detener su programa nuclear

El subsecretario general de las Naciones Unidas Jeffrey Feltman, llamó hoy a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) a detener su programa nuclear militar, el cual Pyongyang enmarca en su derecho a defenderse de la agresividad estadounidense.

Pedimos a Norcorea que detenga las acciones que violan sus obligaciones internacionales y ponen en peligro los esfuerzos de no proliferación y desarme, señaló el funcionario en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, convocada en respuesta al sexto ensayo nuclear de la RPDC, anunciado la víspera.

De acuerdo con Feltman, las pruebas y los lanzamientos de misiles balísticos por el país asiático generan alarma y demandan una respuesta unida del Consejo, siempre sobre la base de la diplomacia efectiva y del objetivo de evitar una escalada de las tensiones en la península coreana.

Asimismo, pidió que las decisiones del órgano de 15 miembros no tengan un impacto humanitario en la población norcoreana.

Pyongyang confirmó ayer la ejecución exitosa de la prueba de una bomba de hidrógeno, diseñada para su colocación en la carga de un misil balístico intercontinental, lo cual atribuye a la amenaza representada por el despliegue en la península de casi 40 mil efectivos norteamericanos con capacidad nuclear y a las maniobras militares sistemáticas de Washington en la región.

Al respecto, Feltman advirtió que el ensayo es el mayor realizado por la RPDC, y correspondería a un artefacto varias veces más poderoso que los lanzados por Estados Unidos en agosto de 1945 contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

El funcionario recordó que el Consejo de Seguridad se ha reunido por segunda vez en la última semana y por décima ocasión en 2017 para analizar las acciones norcoreanas, las que calificó de provocativas.

En ese sentido, insistió en los llamados del secretario general de la ONU, António Guterres, a garantizar la paz y la estabilidad en la península coreana, apostando a la diplomacia.

Durante la sesión, los integrantes del Consejo condenaron de forma categórica y unánime el nuevo ensayo de la RPDC, pero expresaron diversos enfoques ante la situación.

Estados Unidos lideró la postura agresiva y la exigencia de recrudecer las sanciones contra Pyongyang, China y Rusia defendieron la cordura y la solución negociada, y Bolivia, Kazajstán y Suecia estuvieron entre los que abogaron por hacer hasta lo imposible para impedir un conflicto militar de catastróficas consecuencias.

el cual Pyongyang enmarca en su derecho a defenderse de la agresividad estadounidense.

Pedimos a Norcorea que detenga las acciones que violan sus obligaciones internacionales y ponen en peligro los esfuerzos de no proliferación y desarme, señaló el funcionario en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, convocada en respuesta al sexto ensayo nuclear de la RPDC, anunciado la víspera.

De acuerdo con Feltman, las pruebas y los lanzamientos de misiles balísticos por el país asiático generan alarma y demandan una respuesta unida del Consejo, siempre sobre la base de la diplomacia efectiva y del objetivo de evitar una escalada de las tensiones en la península coreana.

Asimismo, pidió que las decisiones del órgano de 15 miembros no tengan un impacto humanitario en la población norcoreana.

Pyongyang confirmó ayer la ejecución exitosa de la prueba de una bomba de hidrógeno, diseñada para su colocación en la carga de un misil balístico intercontinental, lo cual atribuye a la amenaza representada por el despliegue en la península de casi 40 mil efectivos norteamericanos con capacidad nuclear y a las maniobras militares sistemáticas de Washington en la región.

Al respecto, Feltman advirtió que el ensayo es el mayor realizado por la RPDC, y correspondería a un artefacto varias veces más poderoso que los lanzados por Estados Unidos en agosto de 1945 contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

El funcionario recordó que el Consejo de Seguridad se ha reunido por segunda vez en la última semana y por décima ocasión en 2017 para analizar las acciones norcoreanas, las que calificó de provocativas.

En ese sentido, insistió en los llamados del secretario general de la ONU, António Guterres, a garantizar la paz y la estabilidad en la península coreana, apostando a la diplomacia.

Durante la sesión, los integrantes del Consejo condenaron de forma categórica y unánime el nuevo ensayo de la RPDC, pero expresaron diversos enfoques ante la situación.

Estados Unidos lideró la postura agresiva y la exigencia de recrudecer las sanciones contra Pyongyang, China y Rusia defendieron la cordura y la solución negociada, y Bolivia, Kazajstán y Suecia estuvieron entre los que abogaron por hacer hasta lo imposible para impedir un conflicto militar de catastróficas consecuencias.

Por: Vicky C.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.