Científico australiano se suicida en Suiza con la ayuda de una fundación

Científico australiano se suicida en Suiza con la ayuda de una fundación

El científico australiano David Goodall, de 104 años, que pidió asistencia a la organización helvética Exit para suicidarse, se ha inyectado un medicamento letal y ha fallecido hoy, según confirmó la propia entidad.

En sus últimas horas estuvo acompañado de familiares, entre ellos varios nietos, y escuchó la novena sinfonía de Beethoven, el Himno de la Alegría, antes de girar él mismo el mecanismo de la inyección letal de Nembutal que acabó con su vida.

Goodall se durmió en pocos minutos y murió hacia las 12.30 hora local (10.30 GMT), según especifica un comunicado de la institución.

El científico pidió que su cuerpo sea donado a la ciencia y en caso de que no pueda ser usado, sus cenizas se esparzan en algún lugar cercano a la institución, que tiene su sede en la ciudad de Basilea.

Goodall señaló que no desea que se organice ningún tipo de ceremonia o de funeral dado que no creía en la vida tras la muerte.

En una rueda de prensa la víspera de su muerte, Goodall dijo que esperaba que su “partida” ayudara a que la ley sea modificada en su país para que las personas mayores puedan decidir cuándo y dónde desean morir.

El científico, que no estaba enfermo, dijo que hubiese preferido morir en Australia, donde intentó un suicidio fallido y posteriormente sufrió una caída que provocó un marcado declive de su estado físico.

Tras esos episodios decidió acudir a la organización Exit y viajar a Suiza para cumplir con su deseo.

Al llegar a Suiza, este lunes, a Goodall lo examinaron dos médicos -uno de ellos psiquiatra-, quienes aprobaron el acto de asistencia en el suicidio.

Goodall, un reconocido botánico que ha publicado extensamente en revistas científicas, se convirtió en un activista de la eutanasia, un acto que está prohibido en su país, con excepción de un estado, que lo ha legalizado recientemente pero de forma muy restringida y solo a partir del próximo año.

Verse “aliviado”

“Es mi propia decisión. Quiero poner fin a mi vida y estoy agradecido de que esto sea posible en Suiza”, declaró.

El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse “aliviado” de todo ello.

Según la organización Exit, el científico no fue el primer australiano que pidió ayuda al suicidio en Suiza desde que este servicio existe, pero los casos no son frecuentes debido a la duración y el coste del viaje.

EFE

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.